Suelos de madera maciza de interior

Suelos de madera maciza de interior

Las condiciones de humedad relativa y temperatura son cruciales para que una tarima de madera maciza se conserve en buen estado. Hoy queremos daros algunos consejos para conseguirlo y mostraros distintas instalaciones realizadas a lo largo de los últimos años por Grupo GUBIA.

Tarima maciza de madera de Cumarú barnizada con largos variables

La madera por su carácter higroscópico absorbe y cede humedad del ambiente en el que se encuentra, convirtiéndose en un elemento regulador de la misma en cualquier vivienda y produciéndose fenómenos de hinchazón y merma en las tablas de madera. En épocas como las que nos encontramos de intensas lluvias y alta humedad relativa puede llegar a crecer originando serios problemas en una instalación, es por ello fundamental la ventilación de la vivienda así como recomendable que entrado el otoño se coloquen deshumidificadores en las estancias.

Existen en el mercado pastillas antihumedad _ comercializadas en numerosos supermercados_ que hacen las veces de dichos deshumidificadores suponiendo un ahorro económico significativo. Estas pastillas recogen la humedad del ambiente en forma de agua en recipientes preparados a tal efecto. Un par de pastillas por estancia colocadas entre los meses de otoño e invierno suelen ser suficientes para paliar este comportamiento de la madera.

Son también cada vez más los equipos de aire acondicionado que incorporan funciones de deshumidificación en sus programas, pero es necesario tener cuidado con ellos cuando se orientan directamente hacia la superficie del suelo, ya que pueden llegar a crear el efecto inverso en las tarimas produciendo la merma de las tablas.

La ventilación de las estancias es también clave para evitar condensaciones indeseables que aumenten el contenido de humedad en los suelos de madera.

Os dejamos abajo imágenes de suelos de madera que aún habiendo pasado por ellas de 5 a 10 años están conservadas como el primer día.

Tarima maciza de bambú vertical tostado barnizada

 

Tarima maciza de bambú vertical tostado barnizada

 

Tarima maciza de madera de Wengué aceitada instalada con el sistema accubond

Puedes ver algunos de nuestros suelos de madera aquí: Suelos de madera maciza_Grupo GUBIA

Recomendaciones para el cuidado de las tarimas de madera en verano

Recomendaciones para el cuidado de las tarimas de madera en verano

Ha llegado el verano y mucha gente nos pregunta como realizar el cuidado y mantenimiento de sus suelos de madera ahora que las temperaturas suben y el clima es más adverso en la mayoría de los lugares.

La madera y sus productos derivados, son materiales higroscópicos, es decir absorben o ceden humedad del ambiente en función de las condiciones higrotérmicas _humedad y temperatura_ en que se encuentran.

La humedad interna de la madera debe idealmente situarse entre el 6 % y el 9 %, variando dicho índice del orden del 1% por cada variación del 5 % de la humedad relativa en el aire. Es necesario prever el acondicionamiento adecuado _ventilación, calefacción, protección contra la incidencia directa del sol…_ de los locales para que la madera no se vea sometida a variaciones dimensionales no previstas.

En las zonas centrales, la alta humedad relativa del aire en invierno, puede provocar un incremento en el tamaño de la tarima. En cambio, durante el verano esta humedad disminuye bruscamente dando lugar a una pérdida de humedad en la tarima que se refleja en pequeñas aberturas o juntas. Para evitar esto debemos mantener en el interior de la vivienda una humedad relativa del aire entre el 35% y 60% recurriendo a deshumidificadores o pastillas antihumedad en invierno y a humidificadores _dosificadores de vapor_ , colocando recipientes de agua en algunas partes de la casa o fregando el suelo con agua dos ó tres veces por semana en verano.

 En las zonas litorales, las condiciones de humedad relativa del aire son inversas, siendo muy altas en verano, por lo que las recomendaciones descritas anteriormente deberán ser tenidas en cuenta a la inversa para procurar mantener los locales con una humedad relativa entre el 50% y el 70%.

La ventilación del interior es muy importante para mantener los correctos niveles de humedad interior, por eso se recomienda no cerrar totalmente las ventanas o ventilar periódicamente la vivienda si no va a estar habitada por largos periodos de tiempo.

Suelos de madera y calefacción radiante

Suelos de madera y calefacción radiante

Son numerosas las consultas que nos llegan acerca de la compatibilidad del pavimento de madera con el sistema de calefacción por suelo radiante, de ahí que hoy dediquemos nuestro post a este tema.

El suelo radiante es el sistema de calefacción que más se aproxima a la curva ideal de distribución de temperaturas, por ello cada vez es más frecuente su uso. Su funcionamiento consiste en aportar calor al líquido que circula por las tuberías alojadas bajo el pavimento, de forma que una vez que el conjunto, solera y pavimento, alcanzan una temperatura superior a la de la estancia a calefactar, se produce la cesión de calor al medio. Al ser el emisor térmico del sistema el propio suelo _con todas las capas que lo componen_ se produce una uniformidad total en la emisión no teniendo zonas calientes o frías en las estancias como ocurre con otros sistemas de calefacción. El sistema puede funcionar con cualquier tipo de fuente de energía, calderas de gasoil, de gas, bombas de calor, colectores solares o biomasa.

Cuando nos preguntamos si la madera es un pavimento compatible con el sistema de calefacción por suelo radiante hemos de tener en cuenta dos aspectos, por un lado la eficiencia de la madera como emisor y por otro la elección de la solución constructiva más idónea y el correcto cálculo del sistema (ya que se ha de tener en cuenta la conductividad térmica de todo el conjunto que compone el suelo, no únicamente la madera de acabado).

Los pavimentos de madera poseen cualidades similares a otros pavimentos de forma que la temperatura superficial en ella es homogénea, con las ventajas añadidas de que es un revestimiento que se puede colocar con menos grueso de mortero y ser un pavimento con poca inercia térmica.

Podríamos plantearnos la duda del empleo de la madera por su carácter higroscópico, es decir por intercambiar humedad con el medio provocándose fenómenos de hinchazón y merma en el propio material, pero este sistema de calefacción hace que la humedad del aire disminuya con el aumento de temperatura y esto unido a los avances en los sistemas de regulación y control ayudan a que el material se comporte de una manera bastante estable.

¿Qué tarima flotante elegir?

¿Qué tarima flotante elegir?

Existe una gran diversidad de opciones a la hora de revestir el suelo de una vivienda con madera o sus derivados: parquet industrial, lamparquet, pavimentos laminados, parquets multicapas, tarimas macizas, parquets de alto rendimiento… Con este post queremos daros a conocer las claves para distinguir un tipo de otro, sus ventajas e inconvenientes y nos centraremos en los tres más utilizados comenzando por orden creciente de calidad y precio.

PAVIMENTOS LAMINADOS

Los pavimentos laminados, vulgarmente conocidos como “tarimas flotantes” son pavimentos compuestos por una base de tablero de fibras recubierto con un papel impreso con una imitación a madera y recubierto de un overlay que es el que le da la protección. Estos suelos se clasifican en AC3, AC4, AC5 según su resistencia a la abrasión, es decir al desgaste superficial, siendo los más utilizados en vivienda los AC4. El sistema de instalación se realiza sobre un foam, quedando las piezas unidas entre sí mediante clic, de forma que se trata de una instalación bastante sencilla y rápida.

Son pavimentos relativamente económicos dependiendo principalmente su precio de la imitación a madera. Este tipo de suelo no es apto para baños ni cocinas.

PARQUET MULTICAPA

El parquet multicapa, cuya instalación se realiza también flotante sobre foam _con juntas encoladas o clipadas_, es un pavimento formado por una capa noble de madera natural de aproximadamente 3mm de espesor sobre una base de madera de pino o hevea _a veces puede ser un contrachapado_ y una lámina de contrabalanceo. Es un material que oferece toda la calidez de la madera y cuyo precio dependerá de la propia madera noble y de la selección de la misma y a su vez del diseño en una lama, dos o tres, siendo muy competitivo en el diseño en tres lamas y no tanto en dos o una _en cuyo caso su precio es muy semejante al de la tarima maciza.

La diferencia de densidad entre la madera noble y la base del material contribuyen a que el material pueda quedar marcado por el uso de tacones y hay casos en los que se comercializan tricapas hasta con 1mm de espesor de madera noble, lo que contribuye aún más a su marcado.

TARIMA DE MADERA MACIZA

Por último la tarima de madera maciza es el producto de mayor calidad y calidez por las propias connotaciones del material, su instalación flotante o sobre rastreles _según los condicionantes de altura que tengamos en la vivienda_ debe ser realizada por un profesional cualificado pues es fundamental el conocimiento del material para un buen resultado y comportamiento de la instalación.

En este caso hablamos de tablas macizas de madera,cuyo espesor oscila entre 15 y 22mm y cuyo acabado puede ser barnizado o al aceite, ofreciendo el primero mayor protección del material y el segundo un aspecto más natural de la madera, aunque hoy día existen barnices extra-mate que mantienen el aspecto de la madera tal cual.

El precio de estas tarimas macizas oscila dependiendo de la propia madera, su dureza, estabilidad, libertad de defectos de la madera y la propia demanda del mercado. El mantenimiento de estas tarimas no requiere del rebarnizado o encerado del que hace años se hablaba ya que el barniz de fábrica les confiere una resistencia más elevada que el barniz aplicado en obra.

GRUPO GUBIA cuenta con profesionales muy especializados en este tema que podrán ofrecerles asesoramiento en la elección de cualquier otro tipo de pavimento.

Más información e imágenes sobre tarimas de madera instaladas por Gubia: GRUPO GUBIA: Tarimas de madera

Suelos y muebles de madera en cocinas y baños

Suelos y muebles de madera en cocinas y baños

Los núcleos húmedos de una vivienda: baños, cocinas, cuartos lavadero… reunen unas condiciones de temperatura y humedad relativa diferentes al resto de la vivienda, además suponen un contacto directo del pavimento y el mobiliario con el agua. Por estos motivos la elección de la tarima de madera maciza o muebles de madera es más delicada, sin embargo no por esto hay que descartar esta opción, ya que utilizando los materiales, tratamientos y métodos de construcción y diseño adecuados los resultados son excelentes.

En cuanto a pavimentos de madera en zonas húmedas, GUBIA recomienda el uso de la tarima maciza de bambú, ya que por la propia composición de las tablas, el material resulta extremadamente estable. El corte en tiras del material encoladas entre sí lo convierten en un alistonado de madera, de forma que el movimiento de la fibra de unas tiras contrarresta el movimiento de las otras. No quiere decir esto que ante un problema de inundaciones, falta de estanqueidad de tuberías,…el material no pueda incluso a llegar a pudrirse, pero es cierto que ante situaciones de humedad y temperatura adversas posee un excelente comportamiento.

No deben instalarse bajo ningún concepto tarimas flotantes laminadas en dichos lugares, ya que aunque se hable de tableros hidrófugos como base, no son materiales aptos para estas estancias. Tampoco es un pavimento recomendable el parquet multicapa.

Pueden emplearse también otras tarimas de madera maciza, especialmente tropicales: sucupira, irocco, wengué, cumarú… para lo cual es imprescindible la aplicación sobre éstas de un sellante de juntas ya que es la unión entre las piezas el punto débil de estas tarimas debido a que el agua puede penetrar entre las llagas estancándose bajo las tablas y conduciendo a la pudrición de la madera.

En cuanto a mobiliario de madera lo más recomendable es el uso de tableros de madera maciza alistonados para encimeras y tableros fenólicos marinos terminados con chapa de madera natural barnizada o bien lacados para los muebles. Pueden también usarse tableros de MDF hidrófugos para la fabricación del mobiliario. En ningún caso es recomendable el empleo de tableros aglomerados.

Desde el departamento técnico de GUBIA asesoramos en el diseño de estos espacios, así como en la elección y fabricación de las mejores soluciones técnicas en muebles de madera a medida, tarimas macizas de madera y revestimientos de madera.

Más información e imágenes sobre el uso de la madera en cocinas y baños y ejemplos de trabajos realizados: Gubia: Muebles de Cocina y Baño a Medida / Espacios en Madera: Madera en cocinas y baños

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad