Versatilidad de puertas pivotantes en diseños contemporáneos

Versatilidad de puertas pivotantes en diseños contemporáneos

Puerta pivotante de entrada en bambú

La característica principal y fundamental de una puerta pivotante se puede resumir en que la carga pasa del eje horizontal a el eje vertical de la puerta. Este eje vertical se coloca en función del ancho de la puerta, desplazándose para compensar su peso. En su configuración intervienen dos elementos de rodamiento:
  • Soporte inferior adaptado al peso de la puerta que recibe la carga y facilita el giro.
  • Pieza superior que previene el cabeceo de la puerta

Adicionalmente, la hoja de la puerta puede abrirse libremente en ambos sentidos debido al sistema vertical. Este movimiento se puede limitar con una pieza inferior o incluso oculta dentro de la misma puerta.

 
Puerta pivotante de acceso
 
Este tipo de puertas pivotantes suelen ser utilizadas frecuentemente como acceso principal debido a que suelen ser elementos de gran dimensión que permiten un amplio movimiento y por tanto, aportan cierta majestuosidad. En nuestra experiencia, el diseño de las puertas pivotantes permite mayores dimensiones, resultando en un diseño mas atractivo como acceso principal a cualquier espacio.  Además, sus dimensiones permiten un flujo más natural del espacio, por lo que el acceso pasa a ser un elemento protagonista del diseño.
 
Los acabados de este tipo de puertas pivotantes son variados y ofrecen la posibilidad de combinarse con  revestimientos de madera que acompañen el diseño de la misma. Este tipo de acabados los podemos encontrar en la mayor parte de las puertas de madera a medida.
 
 

Puertas pivotantes de acceso a viviendas en bambú y wengué

 
El departamento técnico de Grupo GUBIA puede asesorarte sin compromiso acerca del diseño, dimensiones, herrajes y características para poder sacar el máximo provecho a tu puerta pivotante. Nuestro equipo se aplica sus conocimientos para proporcionar el mejor diseño.
 

Puerta pivotante de acceso a vivienda con portón antiguo recuperado

Carbonizado. Tradición y vanguardia en madera

Carbonizado. Tradición y vanguardia en madera

Grupo Gubia - Clínica Oftalmológica

Grupo Gubia – Clínica Oftalmológica

Durante el último siglo los modelos de desarrollo globales nos han permitido aproximar la cultura y las técnicas tradicionales de diferentes partes del mundo. Para el sector de la carpintería, un oficio milenario, la combinación de conocimiento es un sinónimo de progreso. De este modo la multitud de recursos a estudiar, experimentar o a poner en práctica su valía han hecho de lo desconocido, productos de actualidad.  

Así ocurre con el proceso de carbonizado en la madera. Su aplicación produce una terminación original y bonita, además de funcional, convirtiéndose en un reclamo y una seña de sofisticación fundamentada en los conocimientos naturales de la antigüedad. Sencillamente se trata de una técnica para preservar la madera que consiste en quemar con fuego la superficie de ésta creando una capa visible de carbón. 

El método ha sido recuperado de la cultura tradicional japonesa, donde se le conoce como Shou Sugi Ban (Sugi es el nombre japonés de cedro). Sus creadores valoraban el material en su estado natural intentando evitar la alteración o contacto con otros componentes o productos. Para ello y por medio del quemado conseguían mantenerlo protegido favoreciendo de manera natural su durabilidad aportándole una protección mayor frente a los agentes xilófagos y hongos, así como a los agentes atmosféricos y el sol.

En la actualidad esta práctica, realizada según su planteamiento original, se lleva a cabo con madera generalmente de pino, abeto, cedro, alerce o fresno, pudiéndose realizar sobre otras especies, en función del uso al que vaya a ser sometido. La dureza de la especie utilizada, incluso las variaciones naturales dentro de la misma especie influyen en el acabado final y su aplicación. Derivado de ello, cada intervención tendrá unos resultados genuinos y únicos que no garantizan la terminación homogénea. No obstante, la superficie debe ser tratada en varias fases para lograr el resultado deseado consiguiendo que la fina película de carbón creada tras el suave quemado de la superficie se encargue de su protección, extrayéndole la humedad y trabajando como un componente químico protector.

El Procedimiento

En función de la aplicación para la que se requiera, la madera presentará muy diversos formatos, desde tablas, tablones, palos, vigas, etc. Para comenzar el trabajo se deben determinar las superficies de exposición a las que se le va a aplicar el quemado. Generalmente, para su uso en exterior, es recomendable que la madera elegida presente una durabilidad natural aceptable, evitando las clases 4 y 5, según la norma UNE-EN 350-2, lo que ayudará a mejorar su comportamiento. Así mismo se debe determinar un diseño y solución constructiva previa que ponga de manifiesto el riesgo a sufrir agresiones externas y como se puede minimizar mediante en el carbonizado. Es aconsejable que las piezas expuestas a la intemperie se quemen en sus cuatro caras.

El quemado

Bien utilizando un soplete de gas butano/propano o mediante hornos industriales. En ambos casos son situaciones que requieren de medidas y protocolos de seguridad específicos, maquinaria homologada e inspecciones técnicas periódicas.

Una velocidad constante con un tiempo de exposición regular y la misma distancia entre la cara y la fuente de quemado, dará como resultado una mayor uniformidad en el acabado. El espesor de la capa resultante será proporcional a la protección otorgada, pero también a la fragilidad de esta, por lo que es importante tenerlo en cuenta. 3-4mm de espesor de carbón puede ser suficiente (si se utiliza llama de brasa, el acabado será mucho más imprevisible).  

Cepillado

Tan preciso como el quemado debe ser la limpieza posterior del área tratada.  Con un cepillo de cerdas duras, manteniendo una presión constante en el desplazamiento y siempre en la dirección del grano, eliminamos los residuos del carbonizado, antes de enjuagar la tabla con agua. En esta fase se va a definir la superficie resultante, en función del acabado deseado se retirará mayor o menor parte del grueso afectado. A mayor capa retirada, se reducirá la protección que esta ofrece. También ayudará si se ha expuesto al fuego más en unas zonas que en otras, pudiendo homogeneizarlo con el cepillado.

Enfriado

Una vez tratada la superficie se procede a su rociado con agua fría para interrumpir la combustión y enfriar el material. Se debe permitir su completo secado antes de proceder con el último paso.

Acabado en lamas de pino carbonizadas para revestimiento exterior - Grupo Gubia Acabado en lamas de pino carbonizadas para revestimiento exterior – Grupo Gubia

Acabado

Nuestra pieza ya está terminada, con una superficie carbonizada y brillante. Ahora debemos proveerla de un tratamiento final con aceites naturales o un sellador.  A partir de este momento, la manipulación ha de ser cuidadosa ya que la capa de acabado, aunque protegerá a la madera a posteriori, es más blanda que al inicio. Aplicaremos el producto elegido de forma uniforme sobre la superficie, con un trapo o una brocha, siempre en el sentido de la veta. Se retirará el exceso del producto usado dejándolo secar. Y es recomendable repetir esta operación una vez más.  La terminación delicada e irregular no debe estar expuesta a posibles choques o impactos de objetos.

Este tratamiento final, además de intensificar la protección, va a hacer que puedan variar los tonos de la madera, desde un color natural hasta el negro mas intenso. El aspecto final ira en función igualmente de la especie de madera, la profundidad de la quemadura y la fuerza del cepillado. El color puede ser manipulado adicionalmente por el uso de agentes colorantes en lugar de aceite.

Como veis, no es un proceso complejo, aunque laborioso y requiere de cuidadas medidas de seguridad y precisión.

El mantenimiento

El carbonizado puede presumir de un logrado y apreciado envejecimiento natural. Con el paso del tiempo el relieve quemado se mantendrá siempre que no sufra agresiones físicas. Sin embargo, en función de los climas y/o exposiciones la variación será diferente en unas áreas u otras. Por ello el cuidado y mantenimiento en el tiempo en revestimientos, fachadas o vallas pasará por un aceitado que resalte el color y el brillo de la pieza confiriéndole también un nuevo aumento de protección higroscópica. Si el carbón se hubiera desprendido y pudiera resultar de riesgo para el conjunto de la instalación, se recomienda un nuevo tratamiento, incluso in situ, que devuelva la protección completa. 

Si la intervención se sitúa en interior, y como se ha dicho anteriormente, no se golpea o se ataca físicamente, el mantenimiento es mínimo o nulo.

Las ventajas

Los proyectos de ejecución principalmente demandan el matiz estético, pero es relevante recordar que este método permitió mejorar la vida útil de la madera y usar especies autóctonas en construcciones que hoy siguen en pie varios siglos después.

Durabilidad

Aunque el ciclo de vida que se estima para este material será variable en función de los numerosos factores a los que se vea expuesto, soluciones constructivas y la especie de madera, la durabilidad se va a ver siempre mejorada, evitando los ataques de hongos e insectos, así como la degradación del sol. Además, un mantenimiento adecuado puede llevar a nuestros elementos a perdurar en el tiempo, por generaciones.

Impacto ambiental

Además de ser un recurso renovable, se debe certificar la procedencia de la madera de bosques de gestión forestal controlada. En el proceso de carbonizado es inevitable el uso de combustibles fósiles, pero teniendo en cuenta el ciclo de vida del material y la inexistencia de productos químicos en sus procesos, se considera un material sostenible, con una huella de carbono “nula”.

Factores meteorológicos

La correcta ejecución mediante soluciones constructivas adecuadas sumadas a un acabado carbonizado hace de la madera un firme recurso frente al agua o las inclemencias del tiempo.  También presenta un buen comportamiento a la foto degradación, provocando el buscado efecto de patina plateada en su superficie con el paso del tiempo. Aunque el acabado permita transpirar la madera, su superficie repele el agua e impide la aparición de mohos. También se ve mejorado el comportamiento ante la propagación del fuego.

Resistencia a insectos y plagas

Este tratamiento no se ve afectado por termitas u otros agentes xilófagos. Si bien en áreas con plagas de termitas no se recomienda la utilización de ningún tipo de carpinterías de madera, por los inevitables ataques, la opción de carbonizado puede ser una alternativa. 

Estética

Variable en colores y texturas, dependiendo de la duración e intensidad de los procesos aplicados, pudiendo ir a soluciones muy dispares.

A pesar de que es un procedimiento con unos resultados admirables incluso con las imperfecciones naturales, la puesta en obra del material debe realizarse bajo pautas que minimicen el posible deterioro de las piezas.

Con la curiosidad que la madera carbonizada despierta, a GRUPO GUBIA nos gusta haceros partícipes de los desarrollos y procesos siempre desde el conocimiento y la experiencia, pero en este caso también a través de la técnica, fundamental para entender los condicionantes y limitaciones de cara a nuestros proyectos.

Quien nos conoce sabe que nos gustan los desafíos, pero, sobre todo, que la madera sea el medio de superarlos y hacerlos tangibles.

 

 

Soluciones técnicas avanzadas de arquitectura y construcción en Torre Titania

Soluciones técnicas avanzadas de arquitectura y construcción en Torre Titania

Resultado final de la sala de eventos de la Torre Azca. Imagen Javier Bravo©.

Torre Titania, también conocida como Torre Azca, se ha convertido ya en uno de los edificios emblemáticos del distrito financiero de Madrid. Ubicada en el Paseo de la Castellana, esta arquitectura construida sobre los restos de la Torre Windsor (destruida en 2005 por un incendio) aloja un centro comercial y espacio de oficinas en un total de 27 plantas que se elevan 103,7m del suelo. En ella se han desarrollado, para uno de de sus espacios principales -la sala de eventos y de reuniones- soluciones técnicas constructivas que han requerido de un estudio pormenorizado y especializado con el fin de suplir las necesidades de un programa técnico nada sencillo.

El trabajo escultórico y de elevada complejidad de técnica de Grupo GUBIA

Coronando el rascacielos, se ubica una sala de eventos y reuniones única en la capital por sus vistas a todo el skyline de la ciudad, así como por su revestimiento tridimensional y singularidad técnica. Grupo GUBIA, estudio sevillano especializado en el diseño y construcción de espacios en madera y bambú, ha sido el encargado del asesoramiento técnico y la ejecución de esta compleja geometría espacial con encuentros y detalles únicos sobre la base poliédrica del espacio. Por las condiciones atmosféricas variables en temperatura y humedad de la sala, GUBIA recomendó el uso del bambú (material muy estable y cálido a la vez) y los tableros contrachapados fenólicos WBP acabados en laca negra para crear la volumetría central.

Se trata del desarrollo cónico de un revestimiento alistonado de bambú macizo GUBIA BSP38 CV, de 60x38mm, colocados con una mínima separación entre ellos, que abraza todo el espacio. Como base de dicho revestimiento, el departamento técnico de Grupo GUBIA ha fabricado 84 cerchas de madera clasificadas por niveles en radios y curvaturas distintas.

Elevado tres metros sobre el plano de ocupación, el bambú (tratado con un saturador incoloro que mantiene inalterable el aspecto natural del material) se funde y contrasta con el lacado negro de un revestimiento escultórico de carácter desenfadado que envuelve la forma trapezoidal de la zona de escaleras.

Resultado final de la sala de eventos de la Torre Azca. Imágenes Javier Bravo©.

La utilización del bambú de Grupo GUBIA realza la luminosidad de la sala y el carácter acogedor de un espacio que se presta a las relaciones sociales, donde el confort de los asistentes es fundamental. Por otro lado, la luz que se impulsa de manera natural a través de las cristaleras que cierran el espacio, crea un llamativo juego de sombras sobre los planos inclinados de la escultura central, una secuencia de pirámides que invitan al ingenio y la inspiración.

Tecnología de POLYGROUP con clasificación Leed Gold para el pavimento

Asimismo, otra de las soluciones técnicas singulares que caracterizan esta sala de eventos es su pavimento. Dado que el ajetreo y el tránsito del día a día es elevado, POLYGROUP, compañía internacional con base en Sevilla fabricante de suelos técnicos de alta calidad, ha aportado su experiencia para la configuración de un sistema de pavimento innovador y estable, denominado GAMAFLOR FULL STEEL; una tecnología que sólo fabrica POLYGROUP en toda Europa y que, además, ha obtenido recientemente la clasificación Leed Gold que proporciona créditos Leed al edificio.

Este tipo de suelo técnico, versátil, inalterable frente a la humedad y de elevada resistencia a la carga, resiste al fuego y ofrece, además, una gran absorción acústica. Se compone de dos láminas de acero electro-soldadas e inyección de cemento aligerado, que le confieren los máximos niveles de rendimiento y resistencia ante cargas dinámicas y estáticas, y acabado con pintura epóxica anticorrosiva. La sólida estructura GAMAFLOR de elevación completamente atornillada (pedestal- travesaño) garantiza la total estabilidad, nivelación y mejor absorción acústica dentro de los diferentes sistemas de suelo registrable. El uso de materiales inertes durante la fabricación, clasifica a este sistema de pavimento elevado con un índice de absorción de humedad del 0%, obteniendo, además, el nivel más bajo de conductividad térmica en comparación con otros sistemas de suelo técnico. En este caso, se ha optado por un suelo técnico desnudo atornillado, sin acabado específico, para la posterior colocación de un pavimento auto portante.

Este sistema de suelo técnico es, además, utilizado por las ingenierías mas importantes de Estados Unidos, tanto para el sector comercial como para el sector tecnológico Data Center, Oil and Gas o Telecomunicaciones.

Interiores con suelos técnicos de POLYGROUP del campus de Loyola. Fotos Víctor SájaraEl suelo técnico POLYGROUP se ha revestido con una moqueta con motivos geométricos. Imágenes Javier Bravo©.

Campus Loyola: un proyecto universitario sostenible con suelos técnicos y bambú entre sus puntos fuertes

Campus Loyola: un proyecto universitario sostenible con suelos técnicos y bambú entre sus puntos fuertes

Imágenes del salón de actos del campus de Loyola con los revestimientos de bambú de Grupo GUBIA. Fotos Víctor Sájara©.

Por primera vez en el mundo, un campus universitario de estas características ha obtenido el certificado Leed Platino que concede el U.S. Green Building Council (USGBC, siglas en inglés) y que reconoce y pone en valor sus características avanzadas en cuanto a sostenibilidad.

Más de una centena de indicadores relacionados con instalaciones, eficiencia en cuanto al consumo de agua y energética, utilización de materiales y recursos, calidad ambiental interior, diseño, innovación, etc. han sido estudiados pormenorizadamente en el proyecto antes de ser reconocido con dicho certificado.

Para lograrlo, en el nuevo campus de Loyola, ubicado en Dos Hermanas (Sevilla) y con un total de 38.000m2, el estudio luis vidal + arquitectos, responsable del proyecto, ha diseñado una estrategia 5G basada en estos conceptos clave: tecnología, accesibilidad, sostenibilidad, responsabilidad y en el que se toma al ser humano como medida. De esta manera, y bajo un enfoque “glocal”, en el que se piensa en global y se actúa según las necesidades locales, los arquitectos han conseguido proyectar un campus inspirado en los norteamericanos integrados, pero adaptado a la realidad de Andalucía, de dónde beben algunas de sus características principales.

Por y para ello, luis vidal + arquitectos ha contado, especialmente y entre otros, con empresas y proveedores de la zona como POLYGROUP, compañía internacional con base en Sevilla fabricante de suelos técnicos de alta calidad, y Grupo GUBIA, estudio sevillano especializado en el diseño y construcción de espacios en madera y bambú. Esta forma de trabajo, echando mano de colaboradores y expertos regionales y de cercanía, ha facilitado a los arquitectos la optimización de los recursos y el asegurar que las instalaciones se integraran de una forma eficiente y eficaz en el emplazamiento y entorno que lo rodean potenciando, a su vez, la arquitectura local.

Edificio principal del campus de Loyola. Fotos Víctor Sájara©.

Con ese objetivo, y tras 17 meses de obra, el campus Loyola ha quedado inaugurado recientemente, en una primera fase, para albergar a una comunidad universitaria de 2.500 estudiantes que, se prevé, vaya en aumento. Un trabajo arduo y en coordinación con muchos profesionales del sector que se basa, a nivel de diseño, en disponer pocos edificios, eficiente y optimizados, a lo largo de un eje longitudinal dónde se han ubicado las aulas, les espacios de administración, los laboratorios, el salón de actos y la cafetería. Todos aquellos espacios relacionados con el conocimiento.

Por su parte, en el eje transversal se han instalado la biblioteca y la capilla, relacionados con el desarrollo humano. En la intersección entre ambos ejes se ha situado una gran plaza, punto de encuentro de la comunidad universitaria y corazón del proyecto, con la que los arquitectos han querido hacer un guiño a las plazas tradicionales andaluzas.

Plazas interiores del campus de Loyola. Fotos Víctor Sájara©.

Así mismo, más allá de esta gran plaza central, la disposición de más aularios, para sucesivas fases, se han proyectado en forma escalonada con el fin de generar plazas en los accesos a los edificios. Zonas que han sido diseñadas para adaptarse a la climatología cambiante según las estaciones del año. Como resultado de esta concentración de espacios y edificios, se han dejado libres partes de la parcela, lo que da como resultado un campus flexible con capacidad de ampliarse y extenderse según las necesidades futuras.

Modularidad e innovación para el pavimento técnico del proyecto

Otro de los puntos fuertes del campus Loyola y que también ha contribuido en las cualidades sostenibles del mismo para la consecución de la certificación Leed Platino, son los suelos técnicos instalados de POLYGROUP, cuyos materiales son reciclables en más del 60%.

En concreto, se ha empleado el sistema de la marca GAMAFLOR (GAMAFLOR PAC 35/05 con revestimiento superior de linóleo) y a una altura de elevación de entre 200 y 300 mm que ha permitido canalizar todas las instalaciones (eléctricas, de voz, datos…) bajo el pavimento. Esta solución se ha empleado en todas aulas y laboratorios para permitir la informatización de estos espacios y que los estudiantes puedan estar conectados desde todos los puestos sin necesidad de instalar tomas de corriente en la pared.

Interiores con suelos técnicos de POLYGROUP del campus de Loyola. Fotos Víctor Sájara©.

Este tipo de suelo, con revestimiento de fábrica y en formato 600x600mm para este proyecto, permite que todos los paneles sean registrables y dispongan de un acceso limpio y rápido para poder, incluso, cambiar fácilmente la distribución si es necesario. Una característica que encajaba perfectamente en el concepto de modularidad y flexibilidad del espacio que buscaban los arquitectos desde el principio. Además, estos suelos técnicos son de alta resistencia a las cargas estáticas y dinámicas, al fuego y ofrecen una sensación de firmeza al caminar sobre ellos.

La acústica, a su vez, era otra de las grandes inquietudes de los arquitectos y, por ello, se eligieron estos sistemas POLYGROUP que, además, están probados acústicamente según la norma UNE-ISO 10848.

Detalle del suelo registrable. Fotos Víctor Sájara©.

Así mismo, este tipo de pavimento son sistemas antiestáticos, que no generan carga electroestática, y que ayudan a evitar el llamado síndrome del edificio enfermo o la enfermedad de lipoatrofia semicircular en los usuarios. Junto con otros componentes, estos suelos contribuyen, por tanto, a tener un edificio sano.

El bambú: material sostenible del diseño

luis vidal + arquitectos ha contado también con el bambú de Grupo GUBIA como material de acabado del salón de actos. El material ha contribuido especialmente a los créditos MRc4, MRc5, MRc6, MRc7 y los IEQc4 que forman parte del sistema de Certificación Leed, que ha obtenido el proyecto.

Lamas de suelo macizo de bambú GUBIA BSF 15 C-v, con medidas de 1950x96x15mm, han revestido los 450m2 de superficie de gradas y estrado de este espacio. Las piezas están acabadas con un barniz ultra mate apto para zonas de alto tránsito con más de 7000 ciclos probados en prueba Taber de abrasión.

Para la acústica de este representativo espacio se ha diseñado un singular techo realizado con listones de bambú GUBIA BSP 19CV de medidas 100x19mm y separaciones varias 50, 100 y 150mm. El juego arrítmico de la piezas macizas de bambú que muestran su particular canto sobre un tablero de fibras ignífugas acabadas en negro, la ligera inclinación del techo hacia el escenario y su curvatura en la zona de acceso al espacio son factores que influyen en la configuración del mismo. La geometría de dicho revestimiento horizontal contribuye a disminuir el tiempo de reverberación del sonido y con ello mejorar la acústica de la sala.

Detalle de los listones de bambú de Grupo GUBIA del techo del salón de actos del campus de Loyola. Fotos Víctor Sájara©.

Gubia ha conseguido modular este complejo techo para optimizar los tiempos de fabricación y posterior montaje en obra. Para ello las lamas de bambú y los tableros base se han mecanizado en CNC y armado en sus propias instalaciones para posteriormente ser embalados y trasladados directamente a obra.

Desde el estudio luis vidal + arquitectos valoran el trabajo realizado por ambas empresas sevillanas: “tanto POLYGRUOP como Grupo GUBIA han cumplido en tiempos de ejecución y en calidad de acabados. El resultado del salón de actos con el bambú es acogedor, siendo uno de los lugares del campus más reconocibles.  Los suelos técnicos, por su parte, reúnen todas las características de modularidad y flexibilidad que se buscaban para el interior del edificio”.

Además, y en términos generales, más del 20% de los materiales usados en el proyecto proceden de elementos reciclados y un mínimo del 2,5% de los materiales utilizados en la obra, principalmente el bambú y el linóleo de los suelos, son materiales cuyo periodo de renovación es inferior a un año, con los beneficios medioambientales que produce. Se reduce así, el agotamiento de las especies vegetales, deforestación y desertificación del planeta. Y se han incluido materiales de baja emisión en el diseño interior del proyecto, con bajos niveles de COVs (componentes orgánicos volátiles), de tal modo que se facilita la reducción de la huella medioambiental de las instalaciones.

En definitiva, todas las medidas implementadas y desarrolladas en el proyecto han dado como resultado un campus que consume alrededor del 40% menos de lo que consume un complejo similar que simplemente cumpliera con la normativa vigente.

Celosías de madera

Celosías de madera

Desde la antigüedad y en diferentes culturas, el uso de las celosías de madera en la arquitectura ha sido usado como elemento de diseño, creando celosías en una amplia variedad de materiales. Este era un largo proceso de tallado en madera del que hoy en día aun tenemos constancia. Sin embargo, con el avance de la ingeniería y las nuevas practicas  se han desarrollado nuevos métodos de construcción y los tiempos estos se han acortado. 

Hoy nos enfocaremos en las las celosías de madera, que han sido una constante en la arquitectura para diversos propósitos, desde la pura ventilación y protección del sol hasta otorgar el sello de identidad del edificio. Jugar con la madera nos permite echar volar la imaginación y crear entramados que se adapten a nuestro diseño, es importante tener en cuenta un estudio de instalación así como los respectivos detalles constructivos, teniendo en consideración los herrajes para el tipo de madera elegido.

 

Celosías en madera móviles

Casa Bambú – Wallflower Architecture + Design

Los tipos de celosías pueden ser de pivotantes, plegables y correderas, dejando a la creatividad de arquitectos e ingenieros al usar los materiales y herrajes adecuados para cada uso. En este caso el material elegido fue el bambú y podemos ver la curva que acoge dicho elemento formando un velo orgánico.

 

Celosías plegables

Plaza Municipal 47 – Arquitetura Nacional

En este ejemplo, el uso de lamas montadas sobre un bastidor de aluminio podría ser fijo o móvil, siendo una versión clásica de las celosías aplicadas en edificios habitacionales. Este tipo de configuraciones permiten al usuario personalizar el espacio, modulando la entrada de luz natural a través de la manipulación de las celosías de madera.

 

Celosías móviles

The Abacus House – StudioXS

La composición de los diferentes recursos constructivos dan como resultado proyectos tan interesantes como este, La casa ábaco, construido con madera de teca atornillado a varillas metálicas, el giro de las piezas de madera permite una fachada dinámica que en su conjunto crea un arte cambiante con la ayuda del sol.

 

Paseo de Mallorca 15 – OHLAB

 

Proyecto Paseo Mallorca 15 - OHLAB colaboración con Grupo Gubia

El proyecto Paseo de Mallorca 15 del estudio mallorquín con el que hemos estado colaborando, obtiene la certificación Passivhaus gracias a varios aspectos, siendo uno de ellos las lamas envolventes del edificio, con las que se logra una construcción inteligente. Las celosías correderas están hechas de listones de madera exterior de pino con secciones de 42×42, 68×42 y 90x42mm montadas sobre un marco pensando para el ambiente marino. 

Modulo de estudio para fachada en Paseo de Mallorca 15 realizado por Grupo Gubia

Modulo de estudio para fachada en Paseo de Mallorca 15 realizado por Grupo Gubia

Durante el trabajo de investigación aspectos como las uniones de la madera con otros materiales no pueden pasarse por alto, pues podrían terminar en daños permanentes en la madera por combinarse con elementos propios de la naturaleza.

También es necesario proteger de factores como el agua, por lo que resguardaremos de las salidas de agua que hubiera en la fachada si esta fuera su aplicación o veríamos la manera de algún diseño con inclinación en las testas para disminuir el tiempo de contacto. No está demás decir que una instalación pensando en la dilatación de la madera o en la ausencia de ésta es otra manera de prevenir malos ratos. 

 

Parallel – OHLAB

Parallel - OHLAB colaboración con Grupo Gubia

Este es otro proyecto del que nos sentimos orgullosos, se trata de Parallel, el edificio en el que celosías horizontales de madera fijas y motorizadas replegables se adaptan a las necesidades de luz y ventilación requeridas. La piel del edificio inspirada en las pérgolas mediterráneas recrea el juego de la luz solar en la fachada.

 

Ejemplos de celosías correderas y plegables

Ejemplos de celosías correderas y plegables

La función híbrida que cumple la madera, engalanando con sus colores y texturas al mismo tiempo que protegiendo de la radiación solar, nos hace explorar las opciones de cajas urbanas de madera con el potencial de re-configurar su frente según se desee. 

Izq. Family House - Tempesta Tramparulo | Der. Vivienda para 4 amigos - Lussi+Partner AG + Lola Domenech

Izq. Family House – Tempesta Tramparulo Der. Vivienda para 4 amigos – Lussi+Partner AG + Lola Domenech

La función híbrida que cumple la madera, engalanando con sus colores y texturas al mismo tiempo que protegiendo de la radiación solar, nos motiva explorar las opciones de cajas urbanas de madera con el potencial de re-configurar su frente según se desee.  En este ejemplo de celosías móviles abatibles podemos ver el dinamismo que se crea en la fachada cubierta completamente con tablas dispuestas verticalmente. Una fachada vibrante que se gana su identidad gracias a la envolvente. 

Como se puede ver, el uso de las celosías móviles conlleva un estudio previo, así como una planeación que nuestro grupo técnico puede ayudar a resolver aquí.

Techos con listones de madera o bambú

Techos con listones de madera o bambú

Cada vez son más frecuentes los proyectos que incorporan calidez y singularidad a sus espacios con elementos de madera. Protagonistas y clave para ello son los techos de madera, superficies complejas que han de conjugar su forma con numerosas instalaciones que, discurren y se integran en ellos.

El empleo de techos con listones de madera cada vez está más en boga y las posibilidades de diseño cada vez son más numerosas.

techo roble

Sede de ING Las Rozas de Madrid. Techo de lamas de roble de 150x40mm, separción de 150mm,  en combinación con lamas de pared

La especie de madera elegida condicionará la tonalidad, la veta, la textura o el acabado del techo y con ello la apariencia estética.

Pero también puede jugarse con la dimensión de las lamas y la separación entre ellas para conseguir distintos niveles de absorción acústica, condicionados generalmente por el aislamiento que sobre ellos se coloque. La separación entre lamas puede ser homogénea y con ello conseguir techos rítmicos o, por el contrario variar dichas distancias y aportar así vibración al espacio. Importante considerar el tipo de iluminación ya que, si se trata de luminarias lineales habrá de tenerse en cuenta la dimensión de las mismas para que entren entre lama y lama.

lamasbambu

A veces los listones de madera se cubren superiormente con un tablero que oculta instalaciones internas, en cuyo caso han de estudiarse las zonas de registro. Otras, las lamas dejan ver lo que ocurre por encima de ellas; suelen ser en este caso lamas regustrables por módulos o individualmente. 

techobambu

  Oratorio del Colegio Retamar de Madrid. Techo de lamas macizas de bambú de 100x19mm, separación 60mm

Pueden combinarse paños de techos alistonados de madera con paños lisos que contrasten y hagan resaltar el volumen de los listones, o fondos de color que potencien un juego más sutil de vibraciones.

techoalistonado

Centre Pompidou Málaga. Techo de lamas de fibras ignífugas acabadas en chapa GUBIA BVCV de 100x19mm, separación 70mm
Para la fabricación de estos techos alistonados podemos emplear piezas de madera maciza o bambú macizo mostrando su particular canto o piezas de fibra o contrachapados acabados a dos caras con chapa natural de madera o bambú, canteadas. 
Importante técnicamente conseguir la alineación entre lamas, sobretodo si se trata de lamas de gran cuelgue. Para ello GUBIA utiliza conectores que permiten asegurar la coincidencia entre lamas. 
¿Te animas a diseñar tu techo de listones de madera o bambú? Si quieres, puedes contactar con nuestro departamento técnico aquí 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad